dimarts, 7 de juny de 2016

Magia con las sombras

Proyección de sombras chinas de Valeria Guglietti en el Museu del cinema

Con el motivo de la “Noche de museos” y el homenaje a 10 años de trayectoria de sombras chinas de la compañía de Valeria Guglietti, el Museu del Cinema de Girona organizó un gran espectáculo de sombras cuya protagonista era la mismísima Guglietti y sus manos mágicas.

Eran las siete y cuarto de la tarde, fuera hacía muy buen clima y había mucha gente paseando por los alrededores del museo. A medida que me iba acercando a la puerta estaba más nerviosa y no entendía por qué. Nunca había asistido a un evento como ese y no sabía a qué atenerme. Pensaba que no tendría mucho público, y que sería muy aburrido, pero, nada más entrar en el museo me di cuenta de que estaba equivocada. Niños, adultos y mayores, construían una larga fila que se extendía desde la recepción hacía la sala de la segunda planta donde íbamos a presenciar el espectáculo. Una sala grande llena de sillas, un escenario pequeño en medio y un proyector. Pienso que ni los organizadores del evento se esperaban a tanto público, puesto que no había suficientes asientos y algunas de las personas presentes tuvieron que admirar el espectáculo de pie.

A las siete y media, las luces se apagaron y en la sala comenzó a reinar el silencio. El espectáculo ya había comenzado. Un espectáculo estructurado en forma de sketch que mantuvo un fino hilo conductor de principio a fin marcado por un punto de luz y por la presencia de la misma Guglietti y sus manos. Una presencia discontinua, ya que a veces se la veía de cuerpo entero junto a la luz, otras aparecía agradeciendo al público con una amplia sonrisa y otras desaparecía debajo de la luz para dar paso a sus trabajadas manos para hacer de ellas arte. Por una parte, sus brazos y sus manos, con ayuda de diferentes objetos, se transformaban en figuras perfectas de animales, personas u objetos, como por ejemplo, la cara de E.T, cisnes, conejos, corazones, el mar, barcos, etc. Por otra parte, con estas figuritas creaba diferentes historietas que dejaba a la imaginación del público y además, todo estaba perfectamente sincronizado con la música.

El evento acabó siendo un espectáculo fascinante que dejó al público con la boca abierta. Valeria demostró que la sencillez y la imaginación juntas pueden ser los ingredientes perfectos para crear arte. En unos cuarenta y cinco minutos, más o menos, logró mezclar el teatro, el cine mudo, la figura animada, la música, las marionetas en sus manos y crear magia. 

Anca Dorina Pop

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada